Tecnicolor

un mundo iluminado

Querida Mili

año:, isbn: 84-7713-201-1, signatura: 345

autor/es

ilustrador/es

editorial/es

Así comienza

Querida Mili:
Estoy seguro de que has paseado por bosques y verdes praderas, y has cruzado un arroyo claro y alegre. Y de que has echado en el arroyo una flor roja, azul o blanca como la nieve.

 

 

El 28 de septiembre de 1983 The New York Times informaba, en la primera página, del descubrimiento de un cuento hasta entonces desconocido de Wilhelm Grimm. “Después de más de 150 años”, según el Times, “un nuevo personaje surgido de la fantasía de Grimm se añadirá a Hansel y Gretel, Blancanieves, Rumpelstiltskin y a la Cenicienta”. La noticia de este importantísimo descubrimiento ocupó los titulares de todo el mundo. Ahora, seis años más tarde, nos enorgullece publicar la primera edición de Querida Mili, ilustrada de forma extraordinaria por el más destacado dibujante contemporáneo de libros infantiles.

El cuento de la querida Mili se conservó en una carta que Wilhelm Grimm escribió a una niña en 1816, carta que permaneció en poder de la familia de ésta durante más de ciento cincuenta años.
Se narra la historia de una madre que manda a su hija al bosque para salvarla de una terrible guerra. La niña llega a la cabañade un viejo, que la acoge, y ella corresponde su amabilidad sirviéndole fielmente durante —según ella cree— tres días. En realidad, transcurren treinta años. Cuando finalmente, la niña se va para reunirse de nuevo con su madre, el viejo le da un capullo de rosa y le dice: Nada temas. Cuando esta rosa florezca, volverás a estar conmigo.

Los dibujos que ilustran Querida Mili son un hito memorable en la carrera de Maurice Sendak, la obra de un maestro que ha llegado a la cima de su arte.

Palabras clave

, , , ,

comparte esta ficha: Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Tecnicolor.es
Este es un sitio sin propósito comercial que tampoco incluye publicidad. Su única finalidad es la difusión cultural. Los derechos de autor de las ilustraciones mostradas y de las citas literarias pertenecen a sus autores y en su caso, a los editores, que son siempre citados a pie de ambas.
© Fernanda Medina. …quieres hablar conmigo?